Elegir un buen fontanero

Si algo preocupa a la hora de seleccionar al encargado de reparar la grifería o cualquier tubería averiada, es hallar al mejor en lo que hace. Nadie quiere que la pesadilla de un tubo roto crezca por la mala ejecución de un trabajo fontanero.

La importancia de elegir un buen fontanero

Son múltiples dudas las que surgen antes de decidirnos por alguien, empezando por desconocer si lo que cobrarán es mucho o se ajusta a la mano de obra. Los fontaneros deben caracterizarse por la excelencia y por eso le ofrecemos estos consejos para que otros no los engañen.

– Un buen fontanero tiene página web, o en su defecto la empresa a la que pertenece. Esto no es un factor determinante en su desempeño, pero sí funciona como un abrebocas para el cliente.

Un sitio en línea habla de la profesionalidad que proyecta tanto el negocio como su personal y demuestra qué tan accesible es el negocio o con cuánta tecnología cuenta para atender a los usuarios.

Conseguir Fontaneros de calidad las 24 horas

– Los fontaneros de calidad son reconocidos por responder las 24 horas, así que indudablemente esta es una buena señal para saber que la selección es adecuada.

Las emergencias son eso: inesperadas, inoportunas. Si un fontanero pone “peros” para responder de madrugada o un fin de semana, lo mejor es buscar otro que cumpla con inmediatez.

– Son fáciles de contactar. No nos referimos únicamente a la guía amplia en páginas amarillas, repletas de anuncios prometiendo servicios de primera en fontanería; sino que el fontanero facilite el contacto a quien lo contrata.

Especialmente en estos tiempos donde las redes sociales permiten estar en todo, los buenos fontaneros responden a las inquietudes de los solicitantes, hacen seguimiento al resultado de su obra y lo consideran como parte de su servicio.

Cómo elegir un fontanero profesional

Procure que le dejen sus cuentas en redes, formularios, teléfonos, correo y cualquier canal para comunicarse.

– No se niegan a los presupuestos y entrega de facturas. Lo primero es fundamental para que el cliente sepa cuánto gastará o por lo menos maneje un aproximado del desembolso, además de saber qué incluye y qué no la reparación.

En cuanto a la factura, además de ser una garantía, precisa todo lo que se hizo y de ser necesario será el soporte para completar remates o imprevistos, pasados algunos días del trabajo.

– No se limitan a un único trabajo. El fontanero de verdad hace todo lo que tiene que ver con su ramo. La variedad de servicios dice mucho del fontanero, pues no se trata solo de reparar o instalar, sino del mantenimiento preventivo que llevan a cabo meticulosamente y que significa que habrá menos afectaciones en un futuro.

– El mejor siempre es el más recomendado. No hay publicidad más efectiva que la hecha por los clientes. La confianza que genera que algún conocido recomiende al fontanero, nos lleva sobre seguros a decidirnos por él. Pregunte, indague y seguro obtendrá las impresiones que bastarán para saber si están bien encaminados a la selección.

– Son puntuales. Si usted llama y en el tiempo acordado el fontanero no está resolviendo su urgencia, entonces no es de los mejores.

Conseguir Fontaneros profesionales en el sector

Compare servicios. La investigación previa no puede omitirse, porque establece las diferencias con otras compañías o fontaneros.

Aproveche los que tienen páginas web o cuentas en redes sociales para explorar si lo que ofrecen concuerda con lo que buscas; luego consúltales lo que incluye ese servicio específico. Esta es una buena manera de saber si conviene o no.

Empresas de Fontaneria calificadas

Las empresas bien preparadas tienen personal calificado con conocimientos específicos en cualquier circunstancia relacionada con fontanería: reparación de lavabos, fregaderos, sifones, platos de baño, tuberías de aguas blancas, tuberías de aguas negras, limpieza de bajantes, desatascos, eliminación de olores, instalaciones y conexiones varias, sustituciones de caños y fontanería industrial.

Los que realmente saben puede atenderle en esto y mucho más.

Ir arriba