Herramientas básicas de un fontanero

Herramientas básicas de un fontanero

Los instrumentos de un fontanero son su armadura, sin ellos no pueden destacarse. Las empresas disponen de herramientas, sencillas y sofisticadas, que facilitarán tanto las instalaciones, como las reparaciones.

¿Cuáles son esas herramientas básicas que no deben faltar? Listamos las siguientes:

– Llave grifa: Usada en el ajuste o atornillado de distintas tuberías. Son dentadas por lo que permiten la buena sujeción de los caños, tubos redondos o cualquier otro instrumento redondeado.

– Llave inglesa: Es un clásico porque sirve en múltiples reparaciones, no solo en lo que tiene que ver con plomería. Nunca falta en los maletines. Las hay de tamaños variados y se emplean para ajustar o aflojar.

– Llave de lavabo: Su objetivo es apretar o quitar tuercas o acoples del lavabo o mangueras que están en la parte baja de los fregaderos. Es un error imperdonable que un fontanero no la tenga.

– Llave para WC: Usada para tubos en sanitarios, se ajusta en múltiples diámetros y su mango extenso permite llegar a puntos difíciles. También enrosca y desenrosca modificando la posición de la curva de apriete.

Herramientas para fontanería profesional

– Llave sueca: Monta, desmonta y ajusta tuberías. Cuenta con un sistema de rosca que fija la apertura de pinzas, graduándola a la necesidad del fontanero. Así sujeta con presión, sin que haya desplazamientos.

– Llave para radiadores: Su boca es cónica y con dientes, no requiere de mucha fuerza para manipularse. Aprieta tanto llaves como detentores de radiadores.

– Llave de correa: Es una cinta de nailon que aprisiona cualquier tamaño, sea tubo o tuerca. La usan especialmente en superficies cromadas que suelen deteriorarse más rápido que otras.

–  Tijeras cortatubos para cañerías de plástico. Se emplean comúnmente en la instalación de calefacciones o canalización de desagües. Es pequeña, precisa y manejable. Posee dos hojas y se gradúa a varios diámetros.

– Cortatubos de cobre: Se crearon para picar tubos metálicos, por ejemplo de cobre o aluminio de grosor medio. Existen algunos telescópicos que vienen con una regla para adaptar el pomo al grueso deseado. Dependiendo del modelo, incluirá algunos “accesorios”.

– Tenazas grip: Muy similares a las comunes, la diferencia es que hacen de los trabajos de fontanería “un paseo”. Con una grip el agarre es perfecto, aunque el objeto a sostener esté húmedo; otra provocaría que se resbale. Las tuercas redondas son ajustadas sin complicaciones con tales tenazas.

– Tenaza de sifón: Son pinzas regulables y ajustables a varios tubos. Ayudan mucho cuando se trabaja en tuberías de PVC.

– Muelles curvatubos: Si los tubos no son curvos el agua no circula por el interior de la infraestructura. Para proporcionarles la curvatura requerida, esta herramienta es la indicada. Viene con moldes y en grosores diferentes de manera que logran el objetivo, cualquiera que sea el diámetro o el ángulo.

– Desatascadores: Es la panacea para resolver las obstrucciones. Las longitudes de estos muelles son diferentes, giran al tiempo que avanzan o retroceden; entran en espiral y son sencillos de tirar o empujar para desatascar.

– Sierras: No es la de cortar madera; son de filo dentado y dependiendo de la hoja se conseguirá el resultado. Corta cualquier tipo de material en fontanería.

– Soplete: Cuando se trata de fundir material, el fontanero se apoya en el soplete. Los de nuestra empresa reciben cursos especializados para manejarlos a la perfección  y que la mano de obra resulte inmejorable.

– Abocinador: Utilizado en tuberías flexibles, para extender los lados de los ductos de forma cónica. Este instrumento ayuda a que las partes se ajusten sobre los chaflanes de las cañerías.

– Mordaza de cadena: Es parecida a la llave inglesa, en ocasiones la sustituye. Su fin es lograr el enroscado y desenroscado con rapidez.

Ir arriba